Ortega lleva de la mano a la oposición nicaragüense a un fraude electoral

El director del Instituto Interamericano para la Democracia con sede en Estados Unidos, Carlos Sánchez Berzaín, instó a la oposición de Nicaragua a dejar de hacerle el juego al dictador Daniel Ortega, que a su juicio no dará condiciones básicas para la restauración institucional del país y llamó a unirse para denunciar el fraude electoral.

Nicaragua está entrando a un momento muy crítico y el panorama futuro parece mostrarse más sombrío, luego de las propuesta de reforma a la Ley 331 o Ley Electoral que presentó el régimen de Daniel Ortega, sean aprobadas por el Parlamento, dijo el director del Instituto Interamericano para la Democracia, Carlos Sánchez Berzaín.

Para este experto en temas de democracia, Ortega empuja a la oposición a aceptar un “fraude electoral” por medio de unas reformas que no permitirá el cuestionamiento de los resultados finales sin observación nacional e internacional, lo que dejaría la puerta abierta para que la dictadura continúe por cinco años más al mando del Poder Ejecutivo.

“Veo muy grave y peligroso el proceso de Nicaragua, es una dictadura porque no cumple ninguno de los elementos esenciales de la democracia, en una dictadura electoralista, castro-chavista, los resultados ya se saben, el resultado es que va a ‘ganar’ Ortega, como sea, a como de lugar, porque tiene un sistema de fraude, que está introducido en el sistema, en la Constitución, en las leyes está el fraude, en las dictaduras se vota pero no se elige, estamos hablando de una gran mentira, fraude, porque no hay elecciones sin democracia”, dijo a Café con Voz.

Lea más: Comunidad internacional no resolverá crisis en Nicaragua

Oposición le sigue el juego y terminará como Bolivia y Venezuela

De acuerdo con este exfuncionario del gobierno de Bolivia, la oposición nicaragüense se sigue prestando al juego del divisionismo, favoreciendo los intereses de Ortega de permanecer en el poder.

Para Sánchez Berzaín, si la oposición realmente quiere unirse, debe de hacerlo antes de que el tiempo se acabe, es decir, antes de presentar la lista de alianzas electorales al Consejo Supremo Electoral (CSE) y decidir si participan o no en el proceso. 

“En Nicaragua tienen que romper el juego del dictador, tienen que denunciar que hay dictadura y que no hay posibilidad de elecciones, no puede haber presos, perseguidos, exiliados políticos, tiene que haber estado de derecho, retorno de los exiliados, no hay un juez  que no sea controlado, manipulado, manejado por el dictador, rompan este proceso de simulación que solo conviene a la dictadura”, mencionó.

Además, el analista político aseveró que si no se logra la unidad de la oposición, pasará a como ha ocurrido con Venezuela y Bolivia, donde la oposición enfrenta juicios políticos como es el caso de Jeanine Áñez, expresidente interina de Bolivia, que ahora se convirtió en una presa política por los supuestos delitos de intento de golpe de Estado.

Entender que no es un asunto ideológico

Por otro lado, este especialista dijo que claramente se ve a nivel internacional que la oposición de Nicaragua tiene disputas internas peleando intereses, lo que a su juicio, da ventaja a la dictadura sandinista. Por lo que enfatizó en dejar sus ideologías políticas y pensar en el objetivo de sacar a la dictadura, porque la lucha es de democracia contra la dictadura.

 “Tiene que haber una unidad de objetivos par denunciar y cesar a la dictadura, proponer mecanismos para parar a la dictadura, como la resistencia civil, si el pueblo no va a votar es una posibilidad de resistencia civil. Muestren a Nicaragua y el mundo que lo que se vive es un proceso en el que los nicaragüenses van a votar pero no van a elegir, pero se necesita hacer ya, le doy el resultado de las elecciones de Nicaragua: ‘gana’ Ortega y Murillo; y van a apretar con la tenaza del miedo y represión después de ganar”.

“Hay mecanismos de resistencia pacífica… no sin sacrificios, sin problemas o sufrir cárcel porque el tema es muy grande, pero el tema se debe resolver dentro de Nicaragua, el caso de Ecuador es ejemplar de transición de democracia, es un caso importante porque en cuatro año se ha devuelto a Ecuador la independencia de poderes, democracia, no se ha presentado en Bolivia donde habían todas las condiciones pero lo que han hecho es una vuelta al principio”, agregó.

Pero para lograr la unidad, el académico manifestó que se deben de deponer intereses personales, antes de ganar las elecciones.

“Lo que hay que hacer para tratar de lograr algo que se aproxime al proceso de Lenín Moreno en Ecuador, es un proceso de unidad, hay que tratar de derrotar al dictador, para eso se necesita esfuerzo en el liderazgo que tiene que entender que se necesita de unidad para sacar a la dictadura y no ideológica, lo que separa a los nicaragüenses es quien está al lado de la dictadura y quien está en contra, cuando salgan de la dictadura, ya después sacan sus banderas, si deciden jugar, lo que hacen es fortalecer a la dictadura que va a ganar”, recomendó.

Le puede interesar: Oposición unificada a Luis Almagro: “Demande elecciones libres a Daniel Ortega”

Nicaragüenses tienen que resolver sus problemas y no la comunidad internacional

El gobierno de los Estados Unidos por medio del departamento del Tesoro, la Unión Europea, Canadá, Reino Unido y organismos internacionales, han denunciando la grave situación que vive Nicaragua desde abril de 2018, cuando Ortega respondió a las demandas de los nicaragüenses con sangre y fuego, provocando el asesinato de unas 325 personas y luego la ejecución selectiva de campesinos en el campo. La comunidad internacional ha sancionado a 28 funcionarios sandinistas y instituciones públicas y privadas del régimen de Daniel Ortega, pero para Berzaín, la solución la tienen los nicaragüenses en sus manos.

“Las sanciones pueden seguir avanzando pero solo tiene que ver con la organización de los líderes de oposición. Si hay líderes que le están diciendo al pueblo que por medio de elecciones se puede sacar al dictador, lo que están haciendo es extender el estatus quo de la dictadura, apoyo internacional Nicaragua tiene, lo que necesita es una acción interna, coherente, estamos en Nicaragua jugando absolutamente bajo los tiempos que pone la dictadura”, indicó el ex funcionario boliviano.

Por otro lado, el experto en temas de democratización aseveró que con presos políticos, exiliados y perseguidos, no pueden haber condiciones para la realización de elecciones libres, justas y transparentes, por lo que argumentó que si la oposición no denuncia eso, no pasará lo que se dio en 1990, cuando Ortega perdió el poder al competir contra una disidencia unida.

“Lo de Nicaragua es terrorismo de Estado, tiene presos, perseguidos, exiliados políticos, sistemas de tortura, le ha ganado al animo de la oposición que tiene que jugar al ritmo de la dictadura, si se puede lograr una candidatura sólida, tal vez se repita lo de 1990”, expresó Sánchez Berzaín.

Lea más: “Justicia restaurativa” propuesta por Rafael Solís, es inaceptable

Violadores de derechos humanos no deben estar en el poder

Para el especialista en temas democráticos, no es posible pensar en una “justicia restaurativa”, a como recientemente lo expresó y propuso el exmagistrado de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Rafael Solís, en decir que se puede permitir que los que han cometido delitos en contra de la sociedad, puedan pagar sus penas suavemente y permitir que sigan participando en la política con cargos de diputados, magistrados.

“Es muy importante el tema de violación de derechos humanos si se juzgara en la Corte Penal Internacional, pero eso no está sucediendo, una de las cosas por la cual es que esta gente tiene el poder, es por la impunidad, tienen el poder y con eso garantizan impunidad; si se pudiera llevar adelante una causa por la convención de Palermo contra Ortega, Murillo y sus cómplices, sería un avance importante, pero lo tendrían que hacer los nicaragüenses”, explicó.

Al finalizar, Sánchez Berzaín dijo que la oposición tiene que aumentar su denuncia en contra del fraude electoral que, a su opinión, se está fraguando en el país. “Nicaragua es una dictadura que va a cesar por decisión de los nicaragüenses, para  hacerlos a través de las urnas hay que crear las condiciones”, concluyó.

Comparta este artículo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email