Unión Europea sigue esperanzada con que Ortega demuestre cambios democráticos

Mediante un comunicado, la Unión Europea expresó su preocupación por la escalada represiva del régimen de Daniel Ortega por medio de combo de leyes aprobadas para hostigar, perseguir y judicializar a opositores y periodistas en Nicaragua. Sin embargo, no dejó clara la aplicación de nuevas sanciones a como se aprobó en el Parlamento del viejo continente en noviembre de este año, cuando Ortega aprobó la Ley de los Agentes Extranjeros.

El Alto Representante y Vicepresidente de la Unión Europea, Josep Borrell, mediante un comunicado oficial expresó su preocupación por el deterioro de la democracia y los derechos humanos en Nicaragua, que incluye a los opositores políticos, periodistas, manifestantes y sociedad civil.

Mediante el comunicado abierto, el representante del viejo continente señaló que el combo de leyes represivas, Ley de los Agentes Extranjeros, Ley Especial de Ciberdelitos y la reforma constitucional para habilitar la cadena perpetua en Nicaragua a quienes cometan “crímenes de odio”; endurecen las restricciones a los derechos civiles y libertades fundamentales. 

Asimismo, Borrell dijo que la reciente Ley de Defensa de los Derechos del Pueblo a la Independencia, la Soberanía y la Autodeterminación para La Paz, tiene como objetivo evitar las candidaturas de la oposición, acto que es considerado por los europeos como un paso más en la intimidación contra el pueblo nicaragüense, alejando al país del estado de derecho.

UE apuesta a que Ortega cambie de parecer

Y a pesar de los constantes llamados de los eurodiputados y ahora de la Comisión de Asuntos Exteriores de España; el representante de la Unión Europea, Josep Borrell, sigue apostando a que el dictador Ortega cambie de parecer y que realice reformas electorales, regrese al diálogo nacional y permita la entrada de organismos internacionales, para seguir estudiando la situación que atraviesa Nicaragua desde abril de 2018.

“La UE espera que las autoridades nicaragüenses alineen su legislación y garanticen su implementación, de acuerdo con las obligaciones internacionales de derechos humanos, así como que promuevan el papel de la sociedad civil para que las organizaciones no gubernamentales y los movimientos de oposición puedan operar libremente. Los ciudadanos nicaragüenses deben poder ejercer sus libertades de expresión y asociación de manera efectiva”, dice la carta de Josep Borrell.

“Los tres ámbitos en los que la UE espera avances tangibles son: la plena aplicación de los acuerdos del 27 y 29 de marzo de 2019 entre el gobierno y la oposición cívica; la plena cooperación y el regreso de los organismos internacionales de derechos humanos a Nicaragua, incluida la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (ACNUDH) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH); y un acuerdo sobre reformas electorales e institucionales entre el gobierno y la oposición para garantizar elecciones justas y transparentes”, agrega el texto.

La Unión Europea dijo que espera que el régimen sandinista inicie un pronto diálogo nacional para realizar reformas electorales urgentes. 

No obstante, Borrell no dejó claro que cuando se aplicarán sanciones contra Ortega y su clan, a como se lo mandata la resolución aprobada por los eurodiputados. Pero si dijo que el viejo continente está dispuesto a colaborar con Nicaragua para encontrar una salida pacifica y democrática a la crisis que enfrenta el país.

Comparta este artículo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email