Las torturas preferidas de Ortega hacia los presos políticos

Presos políticos imagen cortesia

Con información de EFE | 25-Oct-2020 | Al día de hoy existen 113 reos considerados presos políticos, según los recuentos de diferentes organizaciones de derechos humanos.

Tanto la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), como la oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Oacnudh), han documentado violaciones de sus derechos humanos en prisión.

Los métodos de tortura más frecuentes, son resumidos en seis puntos, por parte de los familiares, una víctima y una defensora de derechos humanos:

TORTURAS FÍSICAS

“Les mandan varios guardas y son sometidos a golpes, los golpean hasta dejarlos, a veces a algunos, desmayados, y muy lastimados. Cuando están drásticamente golpeados no los dejan ver a los familiares, ahí es donde no permiten la visita (…) o se los llevan escondidos a los hospitales”, dijo a EFE la activista Linette Méndez, madre de un “excarcelado político”.

Jaime Navarrete, tío del preso político Rodrigo Navarrete, denunció que este ha recibido tantos golpes, que “por un orificio nasal respira 70 % y por el otro un 30 %”. Para respaldar su denuncia presentó una fotografia de su sobrino en la que se observa su nariz chata y torcida.

TORTURAS PSICOLÓGICAS

“A las personas que están en huelga de hambre les obligan a que tomen la comida que está dentro del penal para tomarles fotografías”, resaltó la defensora Yonarquis Martínez.

“A mi sobrino quieren volverlo loco o pierda la noción del tiempo. Les golpean las puertas, no los sacan al patio de sol, no tiene acceso a llamadas telefónicas, ni a dinero para comprar alimentos del penal, no se le permite la plática con otros reclusos y el que se le acerca es llevado al infiernillo”, destacó Jaime Navarrete.

“Las condiciones en general en las cárceles de Nicaragua son inhumanas, a eso añadiéndole la represión que todavía está en aumento hacia los presos políticos”, sostuvo la excarcelada política de doble nacionalidad belga y nicaragüense, Amaya Coppens.

ACCESO LIMITADO A ALIMENTOS Y SALUD

“No les permiten sus medicinas aunque tengan enfermedades crónicas o que las adquieran dentro. En la alimentación, se las llevan cuando la comida está descompuesta (…), no dejan pasar mascarillas, no dejan pasar alcohol (…), cada 10 minutos los sacan para a tomarles fotos desnudos”, relató Linette Méndez.

“Los internos no son enviados de manera oportuna a los centros hospitalarios o a las especialidades que les corresponde. Tenemos detenidos con enfermedades crónicas, y detenidos que han sido producto de golpizas dentro del centro penitenciario”, indicó Martínez.

TRATOS CRUELES

La abogada señalo entre estos “la prohibición a los familiares de ingresar tener contacto directo con el interno, la omisión deliberada de prestar auxilio”.

Destacó el caso de Eddy Montes Praslin, un veterano de guerra de doble nacionalidad estadounidense y nicaragüense, quien fue asesinado al recibir un disparo del arma de un custodio. La versión oficial señaló que el arma se disparó en un forcejeo, los videos compartidos por los reos mostraron que al momento de morir la víctima escapaba de un tiroteo aparentemente originado fuera de las celdas.

La defensora también recordó a Justo Rodríguez, un reo de quien no se supo nada hasta que su hermana lo encontró en estado crítico en un hospital, tras varios días de preguntar a las autoridades por su paradero sin obtener respuesta.

AISLAMIENTO

Según los familiares, a menudo los presos políticos son enviados al área conocida como “el infiernillo”, por sus celdas estrechas y calor sofocante, tanto de día como de noche, en el centro penitenciario conocido como “La Modelo”, 23 kilómetros al noreste de Managua.

“Hay condiciones infrahumanas, no hay ventilación, ni luz, son cerradas herméticamente. El aislamiento es porque sólo se encuentran una o dos personas en la 300 (infiernillo)”, describió Jaime Navarrete.

MALTRATO A FAMILIARES

“A las madres en muchas ocasiones las desnudas dentro del penal, las hacen hacer sentadillas, les miran sus partes genitales, tienen un trato inhumano, indigno. El trato al familiar del preso político es muy diferente al preso común”, afirmó Martínez.

“Te puedo contar yo, con mi experiencia, en los nueve meses que estuve visitando la cárcel La Modelo, te pasan los aparatos para detectar metales, te manosean tu cuerpo totalmente, no te dejan pasar la alimentación, sigue siendo limitada, y cuando se dirigen a ti es de una forma grotesca, como si uno no vale nada, como si uno no tiene derechos, como si uno es su enemigo”, relató Méndez.

Comparta este artículo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email