Báez: “Perdonar no significa renunciar a la justicia”

Perdonar

Monseñor Silvio Báez, obispo auxiliar de Managua, dijo que el perdonar el mal que se hacen entre los seres humanos, no significa renunciar al pedido de justicia.

“Perdonar no es olvidar, sino recordar de otra manera, sin rencor ni deseos de venganza. Perdonar tampoco es ignorar el mal, negar la justicia o permanecer pasivos ante el daño recibido”, dijo Báez en su homilía de domingo.

Añadió que el perdón es necesario en la familia, entre amigos, compañeros de trabajo y en la sociedad, porque provoca más efectos en la persona a la que le han hecho daño, que al que lo provocó.

Noticia del día: Matan a dos niñas, de 10 y 12 años de edad, en Mulukukú

En ese sentido el obispo Auxiliar, explicó que Dios invita a no dejarse esclavizar por la lógica de la venganza, la cadena del odio y la prisión del resentimiento y del rencor. Y para ello propone el camino del perdón.

“El perdón es un camino largo y difícil que requiere tiempo y generosidad y que conduce a un cambio de sentimientos, intenciones y comportamientos en quien ha sido víctima con respecto a quien ha cometido el mal”, dijo Báez.

Perdonar no es heroico, sino básico

Remarcó que el perdón es un camino que hay que recorrer siempre, “sin cansarnos nunca, una y otra vez” porque “los cristianos no llevamos cuenta de las veces que perdonamos”.

Asimismo Báez dijo a veces se habla del perdón “como un gesto extraordinario y heroico”, pero para Jesús era lo más normal. “Ser perdonados por Dios debería conducirnos espontáneamente a perdonar a los demás como él nos ha perdonado”, señaló el purpurado.

SUSCRIBITE A NUESTRO CANAL DE YOUTUBE

A la vez, expresó que es comprensible la indignación que se siente ante el mal, la injusticia y la violencia y que ante tanta crueldad e injusticia surja el grito: “¡ni perdón ni olvido!”.

“Perdonar tampoco es ignorar el mal, negar la justicia o permanecer pasivos ante el daño recibido. Perdonar es rebelarnos a que el pecado y el mal tengan la última palabra sobre los seres humanos, para lo cual hay que distinguir siempre la acción que ha producido el mal de la persona que lo ha cometido, sin resignarnos a negar a esta persona o reducirla a simple enemigo”, dijo Báez.

Comparta este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email